Llámanos. Te esperamos
967 613 333

Recogemos para ti las últimas tendencias en salud y belleza

Hoy en día, el culto a la vida sana, belleza y salud está totalmente de moda. No hay actriz, cantante, futbolista o famoso que no enseñe en las redes sociales cómo se cuida y los beneficios que le reporta su estilo de vida.

Que sea una moda no tiene por qué ser negativo, si no lo convertimos en algo superfluo y poco duradero. Podemos aprender un poco de las últimas tendencias en salud y belleza, adaptarlas a nuestra forma de vida y nuestras necesidades y, poco a poco, conseguir cuidarnos un poco. A nadie le viene mal tener una alimentación saludable, una rutina de ejercicio y hábitos saludables.

Actividades físicas:

- Todo apunta a que los ejercicios de yoga y Pilates cuentan ya con millones de adeptos en todo el mundo. Ambas disciplinas son muy parecidas, ya que sus ejercicios buscan la unión entre el cuerpo y la mente y se pueden practicar donde queramos y solo con una colchoneta y ropa cómoda.

Si buscamos fortalecer el cuerpo, definir los músculos y conseguir agilidad, nuestra mejor opción será Pilates. En cambio, si perseguimos el bienestar físico y mental o desarrollar la flexibilidad, lo mejor es que practiquemos yoga.

El yoga está recomendado en tratamientos de enfermedades, como la artritis, y para mejorar la circulación. El Pilates reduce los dolores en cuello y lumbares.

Las dos actividades nos ayudarán a corregir nuestra postura, estar más relajados, mejorar la coordinación y respirar, puesto que se ha demostrado que son útiles para combatir el estrés, la ansiedad y los nervios.

- La natación es uno de los deportes más completos que existen. Es una actividad muy exigente, que nos obliga a mover casi todos los músculos del cuerpo y los fortalece. Tiene la ventaja de que no es un deporte de impacto y hay menor riesgo de lesiones.

Al ser en el agua, resulta divertida y amena, para personas de todas las edades, y ayuda a mejorar el sistema respiratorio.

Nadar es aconsejable para personas con problemas respiratorios, como el asma, y también para quienes tengan molestias musculares o articulares y estrés.

- El running, el footing o salir a correr. No importa cómo se diga, lo importante es que se haga y se haga bien. Es el ejercicio que más se practica, ya que, además de los múltiples beneficios que nos aporta, es el más barato, sencillo y fácil de practicar.

Para comenzar, no necesitamos una gran preparación. Podemos empezar andando e ir añadiendo periodos cortos de carrera.

Tampoco hace falta gastar mucho dinero. Solo necesitamos ropa deportiva y unas buenas zapatillas.

Además, podemos practicarlo con quien, cuando y donde queramos. ¿No es genial? Solo hemos de asegurarnos de ser constantes y no dejarnos llevar por la desmotivación.

Nunca correremos después de comer. Lo recomendable es esperar unas dos horas. Estiraremos siempre antes y después, desde la cabeza hasta los pies.

Correr nos ayudará a perder peso y fortalecer nuestros huesos (retrasa su envejecimiento) y mejorará nuestro sistema circulatorio y respiratorio y ánimo, ya que, al practicar ejercicio, producimos endorfinas. Son las hormonas responsables de nuestra felicidad e incrementan nuestra autoestima porque nos gusta más nuestro cuerpo, nos queremos más y combatimos el estrés y la ansiedad.

Es un buen método cuando estamos bloqueados y necesitamos reflexionar.

Si buscamos compañeros runners, conoceremos a mucha más gente, lo que será aún más divertido.

- Otra versión del running es caminar o hacer senderismo. Los beneficios son los mismos y el equipamiento que necesitamos también es el mismo. Podemos conocer nuevas rutas por nuestra ciudad o el campo, conocer gente que también lo practique, visitar sitios nuevos y, a la vez, cuidarnos.

- Una actividad que está cogiendo fuerza es el kick boxing o cardio kick boxing. Es un deporte que une boxeo y artes marciales, pero no es una actividad violenta, pues nunca hay un contrincante. Es un ejercicio muy exigente y en el que se queman muchas calorías, define los músculos y aporta resistencia y coordinación. Quienes lo practican se sienten más seguros y ágiles y aprenden defensa personal.

Alimentación sana:

A todos nos gusta tener una dieta sana y equilibrada, pero, muchas veces, no sabemos cómo seguirla. Ahora existe mucha información y hemos logrado saber mucho más sobre cómo alimentarnos de manera saludable y queremos conocer qué contiene nuestra comida y exigir un etiquetado más claro y legible.

No hablamos de dieta como sinónimo de régimen para perder peso, sino, simplemente, de una alimentación sana.

- Las últimas tendencias buscan la comida natural y sin aditivos. Conviene tomar menos azúcar, grasas o sal. Si ingerimos productos ecológicos y sostenibles, sin químicos, mejora la nutrición.

- Otro movimiento con mucha acogida es el vegetarianismo flexible, es decir, consumir, principalmente alimentos, de origen vegetal, pero sin renunciar por completo a los de origen animal. Además, cada vez tienen más empuje los vegetales. De hecho, se están comercializando productos que los incorporan en sí mismos, como, por ejemplo, la harina de brócoli y los panes o yogures vegetales.

- Los batidos verdes o detox son los reyes de las dietas, puesto que ayudan a eliminar toxinas del cuerpo. Son beneficiosos, si buscamos perder grasa acumulada, librarnos de la hinchazón y prevenir la retención de líquidos.

Al tratarse de batidos, son fáciles de tomar y es mejor hacerlo por la mañana. Son siempre de verduras y frutas de temporada, por lo que nos aportan fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

- Los snacks saludables (comúnmente los conocemos como picoteo sano).

Con un estilo de vida tan activo, buscamos productos que se puedan comer rápido y en cualquier lugar, pero que, a la vez, nos aporten toda la energía que necesitamos.

Por ejemplo, unas galletas de muesli y cereales, los frutos rojos, un bocadillo de pavo y lechuga, una ensalada, la fruta fresca, los muffins integrales, etc. En Internet, encontraremos muchísimas ideas de snacks de media mañana o merendar.

- Las infusiones o té. Nunca han pasado de moda. Existen muchas clases y también muchos beneficios:

El té verde contiene muchos antioxidantes, es muy útil para adelgazar, disminuye el colesterol malo y es muy estimulante.

El té rojo es el llamado “devoragrasas”, pues ayuda a adelgazar y evita enfermedades como la obesidad, la diabetes, los infartos o el colesterol.

El té negro reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, estimula el sistema nervioso y tiene efecto diurético (elimina la retención de líquido).

- La búsqueda de la proteína. Como dijimos antes, los vegetarianos se están volviendo más flexibles en el consumo de carnes y eso sucede porque contienen uno de los principales nutrientes para nuestro cuerpo, pero que no puede ser generado espontáneamente. Es necesario obtenerlo de los alimentos.

La proteína sirve para formar y reparar tejidos de la piel, los órganos o los músculos. Refuerza el sistema inmunológico, nos aporta energía y nos ayuda a mantener unos niveles correctos de azúcar en nuestra sangre.

Los alimentos más saludables, teniendo en cuenta los nutrientes que nos aportan, son: las verduras, las frutas, la leche, los yogures desnatados, la carne y los huevos.

Los alimentos menos saludables, valorando que nos aportan muy pocos nutrientes, son: azúcares, dulces, golosinas, postres, quesos, manteca y galletas.

La clave es realizar todas las comidas diarias, probar diferentes recetas, controlar las cantidades y acompañarlas de bebidas no azucaradas o agua.

Ya hemos hablado de la manera de cuidar nuestro cuerpo por dentro, alimentándonos bien y ejercitándolo, pero nunca está de más cuidarnos también por fuera.

Cuidados corporales:

- Protegernos del sol. En los últimos tiempos, la sociedad se ha concienciado mucho y bien del peligro de exponernos al sol sin protegernos lo suficiente.

El sol llega a nuestra piel, sin importar el sitio en el que nos encontremos, en la playa, practicando senderismo o de compras. Por ello, es mejor aplicar siempre un protector solar o una crema que contenga protección. Una exposición sin protección puede causarnos quemaduras y darnos sensación de ardor, picor o, incluso, fiebre y náuseas. Hemos de elegir una crema solar adecuada a nuestro tipo y color de piel y que contenga un filtro contra los rayos UVA.

No hemos de olvidar los ojos, que también pueden ser dañados por el sol. Encontrar unas gafas de calidad y homologadas es fundamental.

Si ya tenemos quemaduras, lo mejor es aplicarnos una loción calmante que hidrate las zonas dañadas y beber mucho líquido.

- ¿Qué podemos decir de la chocolaterapia? Se trata de un masaje y no es otro cualquiera, sino un masaje con chocolate. Se utiliza chocolate puro porque mantiene todos sus nutrientes intactos y se aplica sobre la piel limpia con un suave masaje.

El chocolate es un potente hidratante y disminuye el estrés. Favorece la circulación de la sangre, tiene un efecto linfático (es bueno para combatir la celulitis), tonifica los músculos y elimina las células muertas.

Todos los nutrientes y vitaminas del alimento serán absorbidos por nuestra piel.

El chocolate, además, estimula la hormona de la felicidad, por lo que, aparte de menos estresados también nos sentiremos más felices.

Y, finalmente, no podrás olvidar el extraordinario olor que nos dejará en la piel.

- El aguacate se ha convertido en el aliado perfecto de medio mundo. Con su alto contenido en aceites y vitaminas, es útil para todo tipo de tratamientos. Por ejemplo, si lo mezclamos con aceite de oliva, hasta que sea una pasta, y lo aplicamos en el cabello, antes de la ducha, alucinaremos con los resultados; o, si mezclamos su pulpa con aceite de jojoba, conseguiremos una mascarilla antiagede lo más jugosa y su vitamina E prevendrá los signos de la edad. También sirve para prevenir las estrías, fijar más tiempo el bronceado y eliminar la caspa (como exfoliante casero) o las bolsas de los ojos. Como vemos, sus usos son ilimitados.

Belleza:

- La fiebre del ácido hialurónico ha conquistado el mundo. Este producto ya está presente en nuestra piel de forma natural y mantiene la piel tersa y firme, pero, con el paso del tiempo, se va perdiendo y aparecen las arrugas y marcas de expresión.

Este ácido absorbe el agua y rellenando las arrugas, difumina líneas de expresión, reafirma tejidos y nos aporta una piel más joven.

Antes, se aplicaba mediante inyecciones, pero eso ya no es necesario, pues, en el mercado, existen numerosos tratamientos (en crema, mascarillas y sérums), que contienen este activo.

- ¿Quién no ha oído hablar del famoso contouring? No hay quien se resista a las maravillosas modificaciones que podemos realizar sobre nuestro rostro con maquillaje, para sacarnos mucho más partido.

El truco está en utilizar maquillaje más claro y otro más oscuro e ir aplicándolos, según la forma de tu rostro y en busca de unas facciones más armoniosas. Lo cierto es que esto lleva su técnica y quizás haya que practicar mucho, pero existen, en Internet, muchísimos tutoriales que podremos seguir, para conseguirlo.

- Desmaquillarse. Si tanto boom ha tenido el hecho de aprender a maquillarnos, también debe destacar aprender a desmaquillarnos. Muchas mujeres que se maquillan, luego, no se retiran el maquillaje antes de ir a dormir y esto es un gran error.

Las células aprovechan la noche y el descanso para regenerarse, de modo que, si hay suciedad en el rostro, no pueden hacerlo, se obstruirán los poros y aparecerán los odiados puntos negros y el acné.

Antes de dormir, retiraremos todo el maquillaje a conciencia y utilizando leche limpiadora, crema, jabón y agua o toallitas desmaquillantes. Debemos eliminar cualquier tipo de suciedad que tenga nuestra piel y permitir que respire.

Si pensamos que no es tan grave, veremos el ejemplo de la periodista Anna Pursglove, que, para conocer los verdaderos efectos de no desmaquillarse, lo evitó durante un mes y mostró los resultados: piel seca, tirante y grumosa; pestañas pegadas y con pequeños quistes blancos alrededor; pérdida de algunas pestañas; y labios agrietados y secos. Su piel había envejecido diez años y es un caso 100 % real.

Cuidemos nuestra piel. Limpiarla y mantenerla hidratada, para mantener una cara fresca y libre de imperfecciones, no es tan costoso.

Es positivo adquirir hábitos saludables y cuidarnos a nosotros mismos. De hecho, nadie nos va a cuidar mejor.

Los comentarios están cerrados.